El teléfono de salud mental

Cosas Graciosas, Historieta 6 Comentarios »

Salud MentalEsta es la trascripción de la locución telefónica que se escucha al llamar al Instituto de Salud Mental (por supuesto es de coña):

Gracias por llamar al instituto de Salud Mental, la organización más efectiva para tratar sus momentos de locura:

Si usted es obsesivo-compulsivo, presione repetidamente el número 1.

Si usted es co-dependiente, pídale a alguien que presione el número 2 por usted.

Si usted tiene múltiples personalidades, presione el 3,4,5 y 6.

Si usted es paranoico, nosotros ya sabemos quién es usted, sabemos lo que hace y sabemos lo que quiere, de modo que espere en línea mientras rastreamos su llamada.

Si usted sufre de alucinaciones, presione el 7 en ese teléfono gigante de colores que Ud. (y sólo Ud.) ve a su derecha.

Si usted es esquizofrénico, escuche cuidadosamente y una pequeña voz interior le indicará qué número presionar.

Si usted es depresivo, no importa qué número marque, da lo mismo, nada conseguirá sacarlo de su lamentable situación.

Si usted sufre de amnesia, presione 8 y diga en voz alta su nombre, apellidos, dirección, teléfonos, e-mail, DNI, número de su cuenta corriente, fecha de nacimiento, lugar de nacimiento, estado civil y el teléfono de sus vecinos.

Si usted sufre de indecisión, deje su mensaje después de escuchar el tono… o antes del tono… o después del tono… o durante el tono. En todo caso, espere el tono.

Si sufre de pérdida de la memoria de corto plazo, presione 9.
Si sufre de pérdida de la memoria de corto plazo, presione 9.
Si sufre de pérdida de la memoria de corto plazo, presione 9.
Si sufre de pérdida de la memoria de corto plazo, presione 9.

Si tiene la autoestima baja, por favor cuelgue. Todos nuestros operadores están atendiendo a personas más importantes que usted.

Si con esto su problema se acentúa, es porque estamos mejorando para usted. Gracias

Visto en Desvariando Ando.

Acertijo: Los baúles de Enriqueta

Cosas Graciosas, Historieta 15 Comentarios »

BaúlHoy os traigo un acertijo un poquito más complejo:

En la plaza de España de Roma, Enriqueta tenía 3 baúles, uno de oro, uno de plata y otro de plomo, y en uno de ellos estaba su anillo.

El pretendiente de Enriqueta tenía que escoger un baúl, y si hubiera sido tan afortunado o sabio de escoger aquel con el anillo, habría podido pedir la mano de Enriqueta.

Enriqueta hizo esculpir sobre los baúles las siguientes inscripciones:

Oro: El anillo esta en este baúl.
Plata: El anillo no esta en este baúl.
Plomo: El anillo no esta en el baúl de oro.

Enriqueta explicó al pretendiente, que sólo una de las 3 afirmaciones era verdadera. ¿Cuál de los baúles contenía el anillo?.

El pretendiente escogió de forma correcta y se casaron y vivieron felices y contentos por lo menos por un cierto tiempo.

Un día Enriqueta hizo el siguiente razonamiento:

“Podemos decir que mi esposo mostró poseer una cierta inteligencia al escoger el baúl correcto, pero el problema no era muy difícil. Hubiera tenido que hacerlo más arduo para poder tener un esposo verdaderamente inteligente.”

Así se divorcio inmediatamente para poder escoger un esposo más inteligente, esta vez hizo esculpir las siguientes inscripciones:

Oro : El anillo no está en el baúl de plata
Plata: El anillo no está en este baúl
Plomo: El anillo está en este baúl.

Enriqueta explicó al pretendiente que por lo menos una de las tres afirmaciones era verdadera y que por lo menos una era falsa.

Como quiso el destino, el pretendiente no fue nada menos que el primer esposo. Resolvió este problema y se casaron otra vez.

¿Cuales son las respuestas que dieron los pretendientes para casarse con Enriqueta (y por qué)?

(Gracias Cris)

Las pruebas de la Guardia Civil

Cosas Graciosas, Historieta 3 Comentarios »

Guardia CivilAcabo de leer este chiste-historieta en El Pito Doble, y me ha encantado:

Va un tío por la autopista a 130 por hora, y en eso que le empieza a perseguir un coche de la Guardia Civil. El tío se para en el arcén, y ve cómo se para delante de él el coche, se baja un picoleto, se acerca y le dice:

– Señor, iba usted a 130 km por hora cuando la velocidad máxima permitida es de 120, ¿lo sabía? Tendré que hacerle la prueba de alcoholemia.

A lo que el tío responde:

– Bueno, no me voy a negar a soplar, pero le aviso de antemano que daré positivo… es que verá, trabajo en un circo y cuando tengo que tragar y escupir fuego uso alcohol, y quiera que no, siempre me trago algo… pero si usted quiere soplo, aunque ya sabe que daré positivo.

Al mismo tiempo le señala los asientos traseros, donde hay varias garrafas, mazas, diábolos, palos chinos, bolas…
de tó.

– Está bien señor, no le haré soplar, y por esta vez se librará de la multa… ha tenido suerte.
Verá, es que a mi siempre me gustó mucho el circo, desde pequeño…
¿me podría hacer usted un favor?

– Usted dirá.

– Pues me encantaría que me hiciese usted una pequeña demostración, si no es mucho pedir.

Dicho y hecho, el tío sale del coche, coge sus bártulos y empieza a hacer malabares, primero con las bolas, luego con las mazas… mientras le mira el guardiasiví.

En esto que pasa un camión, y el conductor se asoma por la ventanilla tocando la bocina y gritando al guardia:

– HIJOS DE PUTAAAAA !!!! QUE CADA VEZ LO PONÉIS MÁS DIFÍCIL !!!!

El humilde granjero

Cosas Graciosas, Historieta 1 Comentario »

FlemingHoy os traigo una de esas historietas que circulan por email y que tanto me gustan:

Su nombre era Fleming, y era un granjero escocés pobre.

Un día, mientras intentaba ganarse la vida para su familia, oyó un lamento pidiendo ayuda que provenía de un pantano cercano.

Dejó caer sus herramientas y corrió al pantano. Allí, encontró hasta la cintura en el estiércol húmedo y negro a un muchacho aterrado, gritando y esforzándose por liberarse.

El granjero Fleming salvó al muchacho de lo que podría ser una lenta y espantosa muerte.

Al día siguiente, llegó un carruaje elegante a la granja.

Un noble, elegantemente vestido, salió y se presentó como el padre del muchacho al que el granjero Fleming había ayudado.

“Yo quiero recompensarlo”, dijo el noble. “Usted salvó la vida de mi hijo”.

No, yo no puedo aceptar un pago por lo que hice”, contestó el granjero escocés.

En ese momento, el hijo del granjero vino a la puerta de la cabaña.

“¿Es su hijo?” preguntó el noble.

“Sí”, contestó el granjero orgullosamente.

Le propongo hacer un trato. Permítame proporcionarle a su hijo el mismo nivel de educación que mi hijo disfrutará.

Si el muchacho se parece a su padre, no dudo que crecerá hasta convertirse en el hombre del que nosotros dos estaremos orgullosos”.

Y el granjero aceptó. El hijo del granjero Fleming asistió a las mejores escuelas y, al tiempo, se graduó en la Escuela Médica del St. Mary’s Hospital en Londres siguió hasta darse a conocer en el mundo como el renombrado Dr. Alexander Fleming, el descubridor de la Penicilina.

Años después, el hijo del mismo noble que fue salvado del Pantano, estaba enfermo de pulmonía.

¿Qué salvo su vida esta vez? ….

La penicilina.

¿El nombre del noble?

Sir Randolph Churchill.

¿El nombre de su hijo? ! Sir Winston Churchill.

Alguien dijo una vez:

Lo que va, regresa.

(Gracias Manolo V)

Ya sabemos que no todas las rubias son tontas

Chistes, Cosas Graciosas, Historieta 6 Comentarios »

Hoy os dejo un chiste-historieta muy bueno, que me ha enviado Dani, un lector habitual del blog:

Un abogado y una rubia están en asientos contiguos, durante un largo vuelo de Granada a París. El abogado pregunta a la rubia si le gustaría jugar un juego muy entretenido. Ella está cansada, solo quiere dormir un poco, declina amablemente la oferta y se da vuelta hacia la ventanilla buscando tranquilidad.

El abogado insiste:

– El juego es realmente fácil y muy entretenido: Yo te hago una pregunta, y si tu no sabes la respuesta, me pagas; luego me preguntas tú, y si no sé la respuesta me toca pagar.

Una vez mas, ella declina la oferta diplomáticamente e intenta conciliar el sueño. El terco abogado imagina que puede ganarle muy fácilmente, y mejora la oferta:

– Esta bien, ¿Qué tal si tú me pagas solo 5 euros y si yo no sé la respuesta, te pago 500 euros?.

Temiendo que el tormento no tenga fin y seducida por la ventaja ofrecida, la rubia acepta finalmente. El abogado hace la primera pregunta:

– ¿Cuál es la distancia entre la tierra y la luna?.

La rubia no dice nada, mete la mano en el bolsillo, saca un billete de 5 euros y se lo pasa al abogado. Y ahora es el turno de la rubia. Pregunta al abogado:

– ¿Qué sube una montaña con tres piernas, y baja de vuelta con cuatro?

El abogado la mira absolutamente perplejo. Saca su computadora portátil y busca en todas sus referencias, rastrea por todo Internet, e incluso en la Wikipedia. Frustrado y furioso, envía e-mails a todos los colegas y amigos. Todo es en vano… Después de mas de una hora buscando alguna posible respuesta, se da por vencido.

Despierta a la rubia y le entrega un billete de 500 euros. La rubia toma suavemente el billete, lo guarda, y se da vuelta para seguir durmiendo. El abogado, que esta realmente indignado, le pregunta:

– Bien, ¿cuál era la respuesta?

Nuevamente sin decir palabra, la rubia mete la mano en el bolsillo, le da un billete de 5 al abogado, y cierra los ojos para dormir.

Tema Adaptado por Diego Rodero para A Pasar el Rato. Tema original por N.Design Studio
RSS de las Entradas RSS de los Comentarios Log in